mayo 14, 2020 9 Comentarios

Todos los que pedaleamos por la ciudad sabemos que moverse en bici trae consigo la posibilidad de caerse o tener algún accidente. Muchas veces hemos escuchado: “si vas a pedalear, ocupa casco”. La verdad es que el casco puede ser clave si llegamos a tener un accidente, pero ¿debe ser obligatorio? En esta entrada del blog, y sin ánimos de desincentivar el uso del casco, vamos a entrar en los argumentos de quienes están a favor y en contra de esta medida. 

En Chile, desde el 2018, está vigente la Ley de Convivencia Vial, que regula por dónde tienen que andar las bicis y cuáles son los deberes básicos de todo ciclista. En ella, el casco es exigible para cualquier ciclista que transite en zonas urbanas y pedalear sin él es considerado una infracción menos grave. La ley especifica que el casco debe “cubrir al menos la parte superior de la cabeza y permanecer fijo a ella mediante una cinta o correa que lo sujete por debajo de la barbilla, asegurado mediante hebillas, trabas u otro dispositivo similar.”

Antes de entrar en las razones de los adherentes y detractores de la obligatoriedad del casco, nos gustaría aclarar que este debate es sobre la conveniencia de esta medida, y no de poner en duda los beneficios que el casco puede entregarnos a nivel individual. A continuación, las razones de ambas visiones:


A favor del casco obligatorio

Quienes defienden el uso del casco obligatorio, lo hacen principalmente por la seguridad individual de cada ciclista y la importancia del casco en evitar lesiones graves en la cabeza. 

Para que tengamos una idea de las cifras, solo durante el año 2018, en Chile hubo 3.907 accidentes de tránsito en donde participó una bicicleta. Además se sabe que, en promedio, ⅓ de los accidentes con ciclistas involucrados tienen asociadas lesiones en la cabeza. En este sentido, proteger esta zona del cuerpo es un tema importante, y hay diversos estudios que avalan que ocupar casco puede disminuir el riesgo de una lesión en la cabeza hasta en un 85%.

Los que apoyan el uso del casco por ley, argumentan que en las zonas en que se ha tomado esta medida obligatoria, el total de lesiones en la cabeza se ha visto reducida en un 20% y que las lesiones graves disminuyeron en un 55%. 

¿Por qué alguien podría oponerse a la idea de que todo ciclista debería ocupar casco? Los motivos son los siguientes: 


En contra del casco obligatorio

Quienes están en contra de hacer obligatorio el uso del casco, no niegan los beneficios que éste tiene a nivel individual, sino que plantean que esta medida es ventajosa solo si es que el beneficio de prevenir lesiones a la cabeza es mayor al costo de salud de perder ciclistas. En este sentido, muchos expertos afirman que sí hay una reducción de lesiones en la cabeza después de hacer el casco obligatorio, pero es porque reduce la cantidad de ciclistas en las calles.

Así, el principal argumento en contra de esta medida, es que desincentiva el ciclismo. Muchos ciclistas encuentran que ocupar casco es incómodo, caluroso y poco conveniente. Además, este tipo de medidas hace que andar en bici sea percibido como más peligroso. Esto hace que menos gente se suba a la bici, lo que es contraproducente porque la cantidad de accidentes promedio por ciclista disminuyen cuando hay más ciclistas en la calle. Aún asumiendo un buen rendimiento de los cascos, una mínima reducción en ciclistas hace que el costo social sea mayor 

Otro argumento, es que no es tan obvio que el casco proteja en accidentes urbanos graves, ya que en estos casos suele haber vehículos con motor involucrados, y el casco de bici no está diseñado para esas magnitudes. Además, sucede que cuando los ciclistas son  obligados a ocuparlo, se lo ponen mal, disminuyendo su efectividad.

Por último, para algunos investigadores, la baja en accidentes y lesiones de cabeza no son claramente atribuibles a esta norma. Por ejemplo, muchas campañas de obligatoriedad de casco se han lanzado en conjunto con otras medidas de seguridad vial, haciendo difícil determinar el impacto específico de cada una. Además, hay muchos estudios que solo analizan las cifras de ciclistas accidentados, ignorando que muchas veces la subida o bajada de accidentes responde a tendencias generales, y no afecta solo a ciclistas. Es por esto, que algunos expertos recomiendan priorizar campañas de seguridad vial general, antes que imponer medidas de seguridad para un medio de transporte en particular. Alcotest aleatorios, reducir la velocidad máxima en zonas urbanas, son propuestas que han ayudado a disminuir los accidentes de tránsito, y no solo los que involucran a ciclistas.

Hay muchos otros argumentos, aquí incluimos solo los que creímos más relevantes. De todos modos, si quieren seguir indagando en este debate, les dejamos links de investigaciones para que puedan leer más del tema. Esperamos que les haya gustado esta entrada, y que podamos aportar al debate con información y discusión sana. 

 

Conaset

New Zealand bicycle helmet law - do the costs outweight the benefits?

Do enforced bicycle helmet laws improve public health

Costs and benefits of a bicycle helmet law for Germany

Cleveland Clinic

 

 


9 Respuestas

Alfredo

mayo 19, 2020

Hablemos de países que tienen incorporada la cultura ciclista de forma relevante y como lo han logrado y las cifras que tienen y luego podemos discutir sobre su obligatoriedad, que era la idea de este post. En general se pueden encontrar estudios que avalen cualquier cosa que uno piense, y aveces basta un (1) estudio para esparcir una idea que en general la gente quisiera creer (como por ejemplo que el casco reduce en un 75 u 80% lesiones graves en la cabeza). En general me cuesta encontrar sentido en una norma de uso obligatorio de algo cuya eficacia esta lejos de ser demostrada, a diferencia de lo que Vicente más abajo quisiera transmitir. El casco esta diseñado para una cosa super especifica, me imagino que todos lo saben. Caídas individuales, lineales a no más de 20 km/h. Esto deja fuera a todos las colisiones relevantes que involucran a vehículos motorizados, en cuya ocurrencia la energía involucrada (proporcional a la masa y el cuadrado de la velocidad de los cuerpos) está superada por ordenes de magnitud. Osea, es equivalente andar con una olla en la cabeza. Hay gente que lo hace de hecho. En cualquier caso, el casco sirve, si, para lo que está diseñado y no más que eso. Me gustaría también discutir el lugar tan relevante que ocupa en la seguridad ciclista. Yo pedaleo desde hace aprox 12 años en santiago, largas distancias, todos los días, y creo que es muchísimo mas importante que te vean a usar casco. Es clave el uso de luces, muchísimo mas importante que el casco. En holanda de hecho te pueden sacar un parte por ir sin luces, obviamente el casco es opcional allá, algo saben ellos de ciclismo urbano. También me gustaría discutir el efecto que tiene el casco en ambas partes, en el ciclista y en el automovilista (suponiendo la peor de las interacciones). Existen estudios (recordando lo que dije en las primeras lineas de este post) que revisan el efecto de este elemento encontrando dos cosas, una que los ciclistas tienden a ser más temerarios cuando usan casco y por otro lado que los automovilistas también sienten más confianza al adelantar a las bicis, es decir dejan un menor espacio para realizar esta maniobra, esto se relaciona con el lugar privilegiado de elemento de seguridad que ocupa en el imaginario colectivo.
Felicito a la gente de p3cycles por levantar el tema, me da gusto que se genere debate, claramente este tema esta lejos de estar zanjado.

Saludos
Alfredo

elcarteld

mayo 19, 2020

Interesante ver los comentarios en Instagram o acá – todos el mismo patrón. Respuestas inmediatas, tajantes, hasta violentas. Anti intelectualización de la sociedad. Propaganda emocional. Selectividad de los hechos. Miedo. Porque un debate tan primitivo? 
Salvo uno u otro, que profundice sobre la única certeza que tenemos (como para romper el hielo): si tenemos un accidente serio, usar un casco probablemente salvará nuestra vida.
Sí, andando en bici por una ciudad en Chile nos hace exponernos, nos pone vulnerables, sujetos a un accidente. Nos metemos, como el niño nuevo, en una selva creada para otra cosa. No somos bienvenidos. De ahí el miedo. Sin embargo creo firmemente que no hacer obligatorio el casco promueve la seguridad ciclista en el largo plazo. Para poder inspirarnos en como incentivar el uso del casco de manera positiva y racional, miremos a quienes estén repensando como las ciudades debieran ser diseñadas, a quienes les interese la seguridad vial como un todo, en vez de aquellos que se contentan con la medidas simplistas, únicas, salvadora y heroica, que adora el altar del status quo automovilístico, inspirando cultura del miedo, del cuidado, en vez de enseñar. Como un café instantáneo. Ya está. Y pucha que (infelizmente) estamos acostumbrados a vivir y crecer así. Si de verdad nos preocupáramos de la seguridad del ciclista, hacer el casco obligatorio no debiese estar ni en el top 10 de las cosas por hacer. Pero es parte de nuestro ethos: mientras se pueda asustar, habrá algo por vender.Quizás, algún día nos demos cuenta que para mejorar la seguridad y nuestro actuar como sociedad, sería mejor dejar de obligarnos a seguir leyes que adhieran al tráfico una la cultura diseñada para servir y fomentar el automóvil. Nuestra propensión al pánico de la vida moderna no es porque tengamos más riesgos que antes, por lo contrario; viene de nuestros líderes y su incapacidad de liderarnos.

Mario Micin Rodríguez

mayo 15, 2020

Qué gusto haber entrado al blog para leer esta entrada y encontrarme con el comentario de Vicente, se agradecen!

Armando

mayo 15, 2020

Grande Vicente! Yo no puedo hablar de datos, pero un casco bien puesto me ha salvado en más de una ocasión de sufrir lesiones en la cabeza.

Alvaro

mayo 15, 2020

Si. Debe ser obligatorio. No obstante, lo fundamental es colectivizar la civilidad de conducir una bici en la ciudad (entiéndase distinto a pedalear fuera del radio urbano). Esto se refleja en responsable, y prudentemente, circular en la infraestructura existente. Estar a la defensiva del tráfico vehicular, es una realidad. Por lo mismo, generar entendimiento entre ciclistas es vital para equilibrar el desempeño en la conducción. Admitir normas implícitas de buenas prácticas, que superan lo establecido por la ley del transito, solo beneficia al Cletero. Gracias.

Ivan

mayo 15, 2020

Al contrario de lo que dice la ley en Chile, pienso que el uso del casco obligatorio debiera ser en zonas rurales y no en zonas urbanas, donde la velocidad y condición del terreno (asfalto/pavimento), es más peligrosa en cuanto a heridas abrasivas y golpes en las articulaciones (codos, rodillas, muñecas) que golpes en la cabeza. Personalmente jamás me he golpeado la cabeza en una caída en bici en la ciudad, pero he tenido grandes extensiones “al rojo” en la piel. En zonas rurales, la ley no exige casco, pero y qué hay del mountain bike? ahí si es riesgoso ir sin casco o caminos rurales no pavimentados o cubiertos con gravilla que hace perder adherencia. Seguro hay estudios al respecto, pero en lo personal, he tenido serias caídas en la ciudad y jamás me he golpeado la cabeza, uso casco por responsabilidad, no porque crea que sirva mucho.
Saludos

Iván

Vicente

mayo 14, 2020

Me “comí” un par de conectores así que hay partes que quedaron raras. Mea culpa, por enviar antes de leerlo todo de nuevo jajaja.

Rafael de P3 Cycles

mayo 14, 2020

Vicente! Muchas gracias. Qué bacán tu comentario. Lo que buscamos con esta entrada es generar debate frente a temas que a veces asumimos como ciertos sin hacer una revisión de la información disponible. Estamos muy contentos de que nos lleguen comentarios como el tuyo, con datos y con ganas de contribuir a una mejor discusión. Saludos!

Vicente

mayo 14, 2020

Como personal de la salud y ciclista de diario (la uso para movilizarme a mi trabajo) me gustaría exponer el porqué el uso de casco es extremadamente importante y su uso debe ser respetado.

Si bien muestran como referencia un estudio alemán del 2017 de costo-efectividad, hay que considerar que este está basado en suposiciones como que por ejemplo el 40% de los ciclistas dejarían de usar este transporte si se les obligara a usar casco. Hay que considerar también este y todos los estudios de costo-efectividad le ponen “precio” a la vida o la invalidez de una persona y la comparan contra el precio de los cascos.

Estudios (Hoye, 2018) con análisis de situaciones reales y con una metodología más estricta y de mayor peso en evidencia (revisión sistemática y meta-análisis) que exponen un efecto diametralmente opuesto. Este grupo tomó 21 estudios de regiones en las que el uso de casco es reglamentario y las compararon con aquellas en que no lo es. Demostraron que el uso de casco obligatorio disminuye aproximadamente en un 20% las lesiones de cabeza severas y un 50% el resto de lesiones; además estudiaron el posible efecto disuasivo hacia los ciclistas que se oponen al uso de casco, mostrando que no existe evidencia que ampare este pensamiento, de hecho, había varios lugares en los que la ley de uso de casco hizo que aumentara el número de ciclistas en las calles. Incluso demostraron que aquellos ciclistas que se oponen al uso de casco son aquellos menos experimentados y que están más expuestos a accidentes graves y además son quienes menos se benefician del efecto benéfico en salud cardiovascular del uso de la bicicleta.
Hay muchas otras revisiones que muestran efectos similares en el uso de casco en cuanto a la protección frente a lesiones craneanas moderadas y graves. (Dejo las referencias)

En suma, la evidencia médica muestra que el uso de casco normado ha logrado demostrar en múltiples análisis su efecto benéfico en la protección del ciclista, sin mostrar bajas significativas en el uso de este medio de transporte ni afectar la calidad global de la salud pública, sino que la mejora.

Les invito a todos a informarse, usar su casco de forma responsable y disminuir la tasa de accidentes y traumas craneanos severos, así además ocuparemos menos camas de pacientes críticos que tanto necesitamos durante esta pandemia.

Saludos,
Vicente

https://doi.org/10.1016/j.aap.2018.08.001
https://doi.org/10.1016/j.aap.2018.03.026
https://doi.org/10.1093/ije/dyw153

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.