junio 24, 2019

Ha llegado la época de frío, y el pánico se apodera de muchos ciclistas. ¿Cómo hacer para seguir pedaleando y no congelarse en el intento? ¿Debo olvidar mi bicicleta?


Te dejamos 4 tips para pedalear (y sobrevivir) en el invierno.

  • Usa capas de ropa:¿Cuál es el mantra de salir en invierno? ¡Capas! Sí, capas y más capas. Pero eso sí, las adecuadas. Es importante que sean varias y que cada una cumpla bien su función. La primera debe ser cómoda y ser nuestra “segunda piel”, pues estará en constante contacto con el cuerpo. Ideal si es deportiva ya que así el sudor se evaporará y evitaremos quedar mojados luego de pedalear. La segunda capa deberá retener el calor de nuestro cuerpo, y evitar que nos enfriemos. Un polar es altamente recomendado. Por último, la tercera capa debe ser resistente, y protegernos del viento y la lluvia. Una parka o cortaviento impermeable es una buena tercera capa.
  • No olvides que los gorros, guantes y cuellos serán tus aliados: Tus extremidades perderán temperatura fácilmente si no te abrigas, así que la cabeza, cuello y manos deben cubrirse con accesorios adecuados. En especial éstas últimas, manos frías significan una menor velocidad de reacción, pudiendo afectar tu tiempo de frenado. 
  • Invierte en unas buenas luces: Hazte notar al pedalear y cuídate. Recuerda que con el clima invernal, hay menos luz. Ocupa luz delantera blanca y luz trasera roja. Nunca está demás un chaleco o mochila reflectante para que seas fácil de divisar en la oscuridad.
  • Considera un tapabarros: A muchos nos ha pasado llegar a un lugar con una línea de barro en la espalda que delata que andábamos en bici. Es difícil no mojarnos si pedaleamos mientras llueve, pero sí podemos evitar esa famosa línea si ocupamos un tapabarros. Los hay de varios tipos, incluso algunos muy sencillos que no necesitan mayor instalación y solamente se ponen con la mano debajo del sillín. 

¿Es bueno pedalear en invierno?

Sí, de hecho, su aporte a la salud es incluso superior a pedalear en climas más cálidos. ¿La razón principal? Mantendrás tu estado físico y quemarás calorías cuando pedaleas y cuando no también, ya que las bajas temperaturas aceleran el metabolismo. 

Así que ahí lo tienes, ¡atrévete a salir a desafiar el frío! 


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.